Abby en Grounded II

La concepción de Abby fue una de las cosas más curiosas del proceso creativo. Un personaje cuyo aspecto fue variando de un lado a otro de entre los diferentes cuerpos femeninos, dando lugar al modelo actual de una mujer musculosa. Un modelo de personaje que se sentía “Fresco y original” en palabras de Neil Druckmann.

La concepción de su cuerpo fue medida en todo momento ¿Debían acentuar sus músculos o no? ¿Qué ropa debía llevar? En todo caso, querían que su nuevo personaje se introdujese de lleno en el trasfondo que es el mundo de The Last of Us de una forma natural.

Uno de los elementos esenciales de este personaje es su tremendo parecido con Joel, una sensación que transmite a los jugadores de principio a fin. Su historia, su forma de afrontar la pérdida o buena parte de su combate, nos hacen pensar en el texano que una vez protagonizó esta saga.

La concepción del cuerpo de Abby fue tan señalada que incluso pidieron a su actriz de movimiento, Laura Bailey que se pusiera en forma para este papel. Algo que hizo de inmediato hasta que quedó embarazada durante la producción.

La creación de Abby obligó al equipo a trabajar en la concepción de un nuevo personaje desde cero. Ya no veríamos esa pequeña Ellie con un pequeño gameplay en la parte del invierno para luego pasar a Joel. Ahora teníamos a dos personajes iguales, con un tiempo en pantalla similar y que precisaban igualdad en sus gameplays.

Es por eso que, para crear la forma de jugar de Abby, encontramos notorias diferencias entre los días de Ellie y los de Abby. El sistema de combate es diferente, las armas son distintas y el árbol de habilidades y de mejoras de cada una de ellas varía por completo.

La comparación entre ambas supone un abismo que es insalvable en la forma en la que afrontamos el juego con cada una de ellas. Mientras que Ellie es más efectiva en combate a distancia o esquivando, Abby cuenta con más recursos para combatir cuerpo a cuerpo. Abby supone una forma de confrontación más directa, mientras que Ellie cuenta en su arsenal con trampas y recursos para hacer del combate sigiloso una estrategia a temer.

Dentro de la historia de Abby, el juego sigue sin dejarla descansar. A pesar de lo que pudiera parecer en un principio, Abby debe aprender lo que desestimó al matar a Joel. La obsesión y el enemigo de Abby era Joel, constantemente. No podía perdonar a un enemigo que le arrebató la seguridad en su vida y la forma de vivir de muchos de sus amigos, un concepto de justicia.

Pero los propios guionistas del juego armaron su propia forma de encontrar esa justicia poética en la historia de Abby, obligándola a colaborar con su propio enemigo. Según declara Halley Gross, el trato que tiene con los serafistas es puramente xenofóbico, pero la historia le obliga a querer a su enemigo. Es decir, debe confiar en quien podría matarla y dar la oportunidad que tuvo una vez con Joel en Yara y Lev.

Este papel llegó a herir tanto a las comunidades online que, tras las filtraciones de la identidad de Abby, hubo una larga temporada en la que solo querían la muerte del personaje, de su actriz o de sus familiares. Nunca antes se ha visto un nivel de acoso continuado hacia un personaje de un videojuego ni hacia la persona que lo interpreta y que solo trabaja en ello.

Curiosamente, en lo relativo al mundo real, le personaje de Abby nos ha enseñando a ser más adultos de lo que cualquier otra lección nos habría dado. Finalmente, Laura lanza con entusiasmo sus ganas de ver a su personaje interpretado en la pequeña pantalla para el show de HBO. No sabe como se sentirán sus compañeros de reparto en el videojuego, pero tiene muchas ganas de ver cómo será este personaje que tantas experiencias le ha traído.

Grounded II

Si aun no has visto el documental Grounded II, puedes acceder a él a través de tu PlayStation 5 con The Last of Us Part II Remasterd o a través del canal oficial de Naugthy Dog. Os dejamos el vídeo para que podáis sacar vuestras propias conclusiones sobre las palabras del estudio.

Deja un comentario