Analizando a Joel Miller

Después del artículo que escribió mi compañero sobre la violencia en The Last of Us, hoy os quiero hablar de Joel Miller. Ese personaje que a muchos, o a casi todos los jugadores de The Last of Us, nos enamoró. Por cómo es, por su atractivo, por cómo se comporta frente a las adversidades del mundo. Muchos le hemos llorado y, debemos admitirlo, seguimos llorándole. Es uno de esos personajes que se te clava en el corazón, muy odiado por algunos y a la vez amado por otros tantos. Cuántos de nosotros le entendemos, sabemos el por qué actuó como hizo. Sabemos por qué hizo muchas cosas, a veces no tan buenas, sólo por su propio beneficio. Debemos ser sinceros, ¿no habríamos hecho lo mismo que él al tener la oportunidad de salvar a Ellie? Habríamos elegido entre intentar salvar a la humanidad o salvar a nuestra pequeña? Yo lo tengo muy claro: habría hecho exactamente lo mismo que él. Las veces que hiciera falta. A veces hay que ser egoístas y eso Joel lo sabe perfectamente. Pero, ¿por qué hizo todo lo que hizo?

26 de Septiembre del año 2013, día en el que Joel Miller cumplió 29 años y llegó lo que parecía el fin del mundo tal y como lo conocemos. Por la noche llegó a su casa, con su hija, y es cuando todo se complicó con el brote inicial del hongo Cordyceps estallando en todo el mundo. En su cabeza sólo había una misión: proteger a su hija Sarah, la niña de sus ojos, del peligro inminente. Proveniente de una humilde familia de Austin, Texas, el joven se ganaba la vida como contratista y empleado de la construcción y sacaba adelante, en solitario, a su pequeña hija. Manteniendo una buena relación con su hermano Tommy, a quien tuvo que sacar adelante educándolo él mismo, lo cual les creó grandes adversidades en la vida y endureció las aptitudes de ambos.

Sarah, para Joel, era la persona más importante. Aquella que tenía que se preocupaba por él más que nadie, quien le apoyaba más que nadie. Le conocía, y le aceptaba. Ahora paraos a pensar en alguien que tengáis así. Tan importante como lo era Sarah para su padre. Y que, de un momento para otro, la tengáis muerta entre vuestros brazos. De la nada y por culpa, injustamente, de un tercero. Eso es lo que le sucedió a Joel nada más empezar su historia por The Last of Us. Y no sólo eso, la sociedad cambió y Joel tuvo que aprender a luchar para sobrevivir. Sólo que esta vez sin nadie a su lado como Sarah. Estaba solo. 20 años después Joel sigue sin aceptar la muerte de su hija, vemos a un hombre fuerte pero machacado por la edad y por todo lo que ha vivido después de que un soldado le arrebatara a su hija. Cuando conoce a Ellie lo hace sólo para cumplir una misión: llevar a la niña con un grupo de científicos, pues ella es muy especial y puede ser una posible cura para el virus que amenaza a la humanidad.

Aquí empieza a complicarse todo. Joel no quiere perder de nuevo a un ser querido, y mucho menos a su “hija” otra vez. La situación es difícil, Ellie es inmune al virus y a través de ella pueden sacar una cura. Pero tienen que operarle y con ello perderá la vida. Entonces llega la decisión tan dura que tuvo que tomar Joel. Así que abriéndose paso por el hospital, acabando la vida de todos y cada uno que se antepusiera en su camino, Joel salva a Ellie y la saca de ahí. Impidiendo así que pueda fabricarse la cura pero dejando a Ellie con vida.

Psicoanalizando a Joel

Joel siempre es descrito como una persona estoica, con un sentido de la supervivencia, un asesino impecable. Con una desconfianza extrema ante los demás. Una persona grosera con un sentido de la moralidad modificado debido a la situación que está viviendo. Lo que obligó a Joel a sobrevivir. Una cosa que debemos tener en cuenta de Joel es que tiene capacidad de responsabilidad tanto por sí mismo como por personas cercanas a él. Esto en la psicología se denomina hijos Parentalizados, que tiene lugar cuando los hijos asumen el rol de padres. De pequeño Joel tuvo que cuidar de su hermano Tommy y responsabilizarse de él. Dentro del núcleo familiar hubo una inversión en el orden familiar, y Joel tomó el rol de padre desde muy joven. El niño dejó atrás su niñez para adquirir una adultez en edad temprana. A lo largo del juego lo vemos claramente con Ellie, cuando no la deja tomar armas y la defiende, impidiendo que ella esté en peligro. También cabe señalar que esto se ve mermado cuando él está viendo que no quiere relaciones afectivas con nadie, cosa que le impide actuar de manera protectora. Pero es que para nada del mundo Joel quiere repetir lo ocurrido con Sarah.

Uno de los hechos que traumatizó a nuestro protagonista fue la muerte de su hija, eso le marcó de por vida. Provocó un impacto en su persona, y es que Joel tiene también rasgos de Distimia, un trastorno depresivo persistente que se asimila a la depresión, se caracteriza por largos periodos de una gran tristeza y provoca que la persona se encuentre en un pozo oscuro y sin fondo. Hay diferentes síntomas que Joel tiene a causa de este trastorno:

  • Irritabilidad: uno de los más importantes, y es que a lo largo del juego vemos como se irrita fácilmente.
  • Aislamiento social: teniendo limitadas las relaciones con personas que él mismo selecciona.
  • Desesperanza: siente desesperación ante situaciones que se le presentan, tanto a él como de personas que no le involucren directamente.
  • Sensación de vacío persistente: este es uno de los más evidentes, desde que falleció Sarah no ha podido llevar su duelo, ha anulado sus sentimientos.

Una de las personas con la que más relación tuvo después de su hija y su hermano fue Tess. Tenían una relación de muy buenos amigos, el nivel de intimación es muy alto y pasaron por muchas situaciones juntos. Y ello se ve reflejado en el juego en numerables veces. Con Tess también podría decirse que obtuvo el rol de padre, aún siendo de una edad muy parecida él la protege. Aún así se aleja de ella, pues tiene miedo de perderla también. Pero Tess también murió para salvarles la vida a Joel y a Ellie, era la segunda vez que perdía a un ser querido. La segunda vez que se quedaba “solo” en el mundo. Y se encerró más en sí mismo, ni siquiera confiaba aún en Ellie cuando esto sucedió.

En ese momento se quedó sólo con Ellie. Era grosero con ella, distante. No adquiría el rol de padre porque ya no tenía fuerzas para perder a alguien de nuevo y tenía que mantenerse distante. La pequeña intentó varias veces acercarse a él, ella quería tener una relación más cercana con él, pero Joel no la dejaba. Todo era en vano. Incluso en cierta parte del juego Ellie se escapa y tienen una dura discusión donde ella le deja claro que no es como Sarah, que no le pasará nada, que se siente protegida estando con él, porque es el único que sigue con ella a pesar de todo. Joel finalmente abre los ojos y se acaban yendo juntos. Ahí es donde empieza todo. Miller se da cuenta de que no la quiere perder, de nuevo ha confiado en alguien y va a protegerla a toda costa. Cueste lo que cueste. Y poco a poco vamos viendo cómo Joel se va acercando a Ellie, le cuenta cosas, cuenta hasta chistes, y pasan de ser compañeros en la supervivencia a adoptar una relación más encaminada a padre e hija.

Aún y con todo esto, Joel sigue sin finalizar su duelo. Dentro de la psicología podríamos señalizar esto como Duelo Patológico: no avanza en el proceso, está desbordado. Atribuye todos los valores de Sarah en Ellie, y es que él se siente tan culpable que espera que Ellie sea la cura que él necesita para avanzar. Incluso podríamos hablar de Transferencia, fenómeno dentro del psicoanálisis, en el que inconscientemente revivimos vínculos hacia otra persona que tenga una determinada relación. De ahí a que Joel vea a su hija Sarah en Ellie. Él ya no sabe lo que es moralmente correcto o no, es por ello que hace todo lo que hace por permanecer al lado de Ellie.

¿Joel fue el villano o el héroe de la historia?

Antepuso la vida de una persona, Ellie, por encima de la humanidad. Bien menor en lugar de bien mayor. Él no puede ser considerado héroe al 100%, pues un verdadero héroe jamás antepone la vida de una sola persona. Si Joel hubiera entregado a Ellie se habría conseguido un bien mayor a costa de un mal menor. Pero eso le convertiría en un verdugo indirecto. No es lo mismo matar a un criminal para conseguir un resultado positivo, que matar a un inocente para lo mismo. Sus manos habrían estado manchadas de sangre de todos modos. Simplemente se dejó llevar por las circunstancias.

Vamos a pensar de otro modo, digamos que en lugar de Ellie es Joel quien debe sacrificarse por el bien de la humanidad. Él en esta situación estaría decidiendo por su propio cuerpo, por su propia vida, no la de otra persona. En ese caso sería considerado un héroe. Sólo hay una oportunidad de hacer el bien, pero nadie sabe a ciencia cierta cuál es la decisión correcta. Es una decisión personal, y tomarla o no es ajena a cualquier juicio.

En el momento de tomar la decisión Ellie no podría haberla tomado, estaba inconsciente. Ella no sabía que posiblemente perdería la vida para salvar a otros infectados, pues no podemos saber exactamente qué habría hecho ella. Que una persona esté inconsciente no te da derecho a “asesinarlo”, y es lo que hubiera pasado si Joel hubiera dejado que experimentaran con ella. Da igual las razones que le empujaran a tomar esa decisión, simplemente Joel no podía privar a Ellie de seguir viviendo sin ella poder decidirlo.

Joel tomó la decisión moralmente correcta: dejar a Ellie vivir. Nadie puede ser catalogado de villano por dejar vivir a alguien, aunque su muerte fuera un beneficio. Nadie puede ser un villano por no matar a alguien. Si Joel hubiera entregado a Ellie le hubiera convertido en un personaje maquiavélico. Ni siquiera un antihéroe, pues la vida que se podría haber cobrado era la de una persona inocente. Simplemente se habría justificado el fin con los medios, trayendo un bien menor a costa de un mal mayor. Esta decisión le dejó como una fuerza neutral que entendió que no puede entregar la vida de alguien sin más.

Joel Miller no hizo el mayor de los bienes, pero tampoco podemos decir que es el malo de esta historia.

The Last of Us

Deja un comentario